>

PIZARRA TÁCTICA FÚTBOL EN POSITIVO.

¿Que más necesitas para crear los gráficos de tus ejercicios? La pizarra de fútbol en positivo es una herramienta sencilla, cómoda y gratis. Entrada completa

Máster de Representación Deportiva y AGENTE FIFA

¿Quieres trabajar como representante de jugadores? Te presentamos un Máster adaptado a tus posibilidades. Plazas limitadas. Entrada completa

¿Quieres colaborar con Fútbol en Positivo?

Necesitamos colaboradores para hacer la web, ¡Estamos esperándote! Entrada completa

Ejercicio mejora del ataque en inferioridad numérica

En nuestra sección de ejercicios podrás encontrarlo. Todos nuestros ejercicios son completamente gratuitos. Entrada completa

Aléjate de todo lo que te reste en tu vida.

Como entrenador, deportista o en el día a día vivimos situaciones que nos van restando hasta dejarnos sin energía. ¿Has probado a alejarte de todo lo que te resta en tu vida? Entrada completa

 

Ejercicio Fútbol Sala: 3X2 repliegue con hándicap defensivo

Objetivos: Superioridad numérica, repliegue, temporización y organización defensiva.

Desarrollo: El portero saca al jugador rojo número 1. El par del balón tiene que ir hasta la línea de fondo para poder defender (Hándicap). Los tres atacantes rojos inician transición ofensiva contra los defensores azules que temporizan para la llegada del jugador azul.

Juegan tres equipos de tres jugadores y si el equipo que ataca hace gol sigue atacando y descansa el que defendía, si no hace gol ataca el que defendía y el otro descansa. El equipo que espera fuera siempre entra defendiendo.

Máximo 10 segundo para finalizar y existe posibilidad de contraataque si el equipo que defiende roba el balón.

Los portero deciden a quién pasan el balón. El entrenador podrá establecer dos hándicap defensivos, es decir, atacan 3 y repliega. Los otros dos tienen hándicap defensivo.

MLG Electrosolar Al-Muklin CD
www.facebook.com/AlMuklinFutbolSala
@AlMuklinFS

#PrestanosTuCorazon: ¿Has sentido alguna vez el calor de la afición aunque no este presente?

Seguro que alguna vez como entrenadores o jugadores hemos formado parte de un equipo campeón, en el que los éxitos constantes hacen que la unión afición-equipo sea tan fuerte, que incluso cuando esta no se encuentra presente se siente su aliento en el campo.

El hecho de que un equipo se vea respaldado por su afición hace que la responsabilidad aumente considerablemente. El que esté en el ambiente una ilusión y propósito común se convierte muchas veces en la gasolina perfecta para recorrer un camino que nos pueda llevar hacia el éxito.

Se acerca el Mundial de Brasil y España se presenta como la actual campeona, aunque con muchos retos difíciles de superar. Todos sabemos que no es fácil ganar un mundial dos veces seguidas y mucho menos en Brasil ante una afición que lo va a dar todo por su equipo.

España necesita más que nunca a su afición aunque no este presente allí en Brasil e iniciativas no faltan como la de Cruzcampo que ha iniciado el movimiento: “#PrestanosTuCorazon” que consiste en formar una bandera que acompañará a la Selección a Brasil y latirá con fuerza en cada partido. Para participar debes enviar el escudo de tu camiseta de la Selección para hacer que la Roja se sienta como en casa.

Recuerda cuando conseguiste aquel campeonato en el que la afición estuvo ahí en los momentos difíciles y participa en la campaña #PrestanosTuCorazon para que la Selección Española consiga su segundo Mundial consecutivo.

Juego de pase

Objetivo:

  1. Mejorar los pases a un toque así como la visión espacial, rapidez y precisión en los pases.
  2. Pase a un toque con movimiento.
  3. Pasar a un toque, mejorar la visión espacial, adelantarse al balón, aprender a hacer coberturas y repliegues.

Descripción:

  1. Pasarse el balón a un toque pasando entre las picas. Gana el que consiga que el balón pasando entre las picas salga del cuadrado del compañero.
  2. Adelantarse a recibir, recuperar el sitio y dar pases a un toque.
  3. Pasar a uno de los jugadores y que la devuelva al primer toque. Los demás jugadores tienen que cubrir el sitio de su compañero, y una vez cubierto, volver al sitio.

JOSÉ ANGEL SERVÁN ROMERO @Entrenador1991 @JoseteServan 
Madrid

El talento innato, los entrenadores y jugar bien al fútbol

El progreso tiene como motivador el cambio. Pero el cambio tiene enemigos. En el caso de los entrenadores, son ineptos. “No hay nada nuevo en el fútbol, sólo cosas viejas que están olvidadas”, dijo Panzeri. Los entrenadores de hoy en día viven del control total de la situación del terreno de juego incorporando por encima de todos los aspectos y cualidades de sus propios futbolistas, la táctica y el trabajo físico. Yo pienso que cuando queremos controlar tantísimo las situaciones incontrolables, caóticas e imprevisibles que emergen del juego puro del fútbol a consecuencia de las mentes de los propios jugadores, lo que estamos haciendo es matar el propio juego y su esencia natural. “Cuando el talento emerge, nadie se lo espera”, señala Oscar Cano. Por eso, cuando aparece algo distinto a lo que concebimos, incomoda. Pasa con nuestros rivales y les pasa en sí mismos a los entrenadores que creen en algo pero lo confunden con tener el real conocimiento.

La auténtica esencia del juego se produce en un momento irrepetible que no pasará dos veces. Nunca volverá. Por ello, nadie puede influir sobre la pieza de la que surge, de esa mente, de esas intenciones por instinto. Nadie puede influir sobre el jugador. Hay muchos entrenadores de “sofá” y muchos “en general” que creen saber; incluso yo. El fútbol moderno de nuestros días, es la excusa perfecta para esconder las carencias que se ofrecen. Lo físico se impuso a lo técnico, lo individual a lo colectivo y el conservadurismo al atrevimiento. Soy de los que piensan que el juego robotizado procesado por un cúmulo de ideas dirigidas por una mente externa a la que controla el balón es aburrido y opaco, porque el fútbol no deja de ser un divertimento para los que lo ven y sobre todo para quienes lo juegan. Soy de los que piensan que el fútbol no se nutre de la organización y la planificación; sino de la espontaneidad, la incertidumbre, la imprevisibilidad y la sorpresa. Digamos que el fútbol se rige por una gran organización desorganizada. En eso se basa la única “táctica” real que hay. Esa “táctica” existe con un balón en los pies y un rival delante en un determinado momento del partido o en cualquier situación de juego.

Creemos y creen muchos entrenadores que se puede trabajar el “no perder”. Pues no, todo se decide el día del partido y en el momento; todo es espontaneidad. No hay modelos de juego, cada jugador es irrepetible a una excepción única en sí mismo de unas reglas que hemos “diseñado” para entender el fútbol que no existen. La experiencia no se crea, se experimenta, una y otra vez, sin reglas y sin modelos. Desde que un niño empieza a jugar al fútbol a una temprana edad, se debe dejar fluir el genio y el arte que lleva dentro por sí mismo. Los entrenadores somos los responsables de descubrir ese talento innato de los que juegan desde pequeños en fútbol base.

El mensaje que tenemos que transmitir como entrenadores no es dar respuestas, sino proponer soluciones. Como cita Juanma Lillo: “No se trata de lo que yo quiero sino de lo que ellos quieran. No tengo la intención de que jueguen a lo que soy, sino a lo que ellos son”. Los técnicos de fútbol deberíamos empezar a preocuparnos más por el “cuándo” en vez de por el “cómo”. El “cuándo” es lo que deberíamos desarrollar: dar las pistas, incitar, puntualizar, solucionar…etc. El “cómo” está en los pies y en la cabeza de los jugadores. Ellos solos, a sí mismos, se darán la respuesta mediante las vivencias con un balón, ya que éste es el único profesor de fútbol infalible.

En nuestro fútbol se busca una fórmula que no existe proponiendo automatismos que lo único que hacen es privar al jugador. Lo que me llama la atención al ver la televisión y leer y escuchar análisis futbolísticos, es la facilidad con la que se habla desde la ignorancia de conceptos inventados como por ejemplo: “tensión competitiva”. Resulta que, desgranando ese concepto significa algo así como: no dejar jugar al rival. Y, de nuevo, desgranando ese último concepto me doy cuenta de que, como plantean los periodizadores empedernidos y los tacticistas, tiene como resultado dar un baño táctico al rival, jugando con intensidad, sacrificio, trabajo y concentración. Que son algo indispensable en el fútbol, pero también se utilizan como ingredientes comunes de todos aquellos que esconden la mediocridad para no evidenciar sus carencias, utilizando la disciplina en detrimento del talento. ¿A esto le llamamos fútbol? Pues esto se enseña en muchas escuelas de fútbol base. Me resulta indignante y preocupante la supresión de ese talento que podríamos descubrir y despertar en un niño. He aquí el problema, pues no es otro que, como añade Ángel Cappa: “el entrenador tiene más protagonismo que el futbolista porque cada vez hay menos jugadores que sepan jugar al fútbol”.

El fútbol no esconde secretos. Y es que lo único que equilibra en su totalidad a un equipo y desequilibra al rival, es jugar bien. Así de sencillo. Sin milongas de técnicos que quieren aparentar que saben de más, con una sobre-ortodoxia que no hace falta. ¿La táctica, la estrategia y la forma física dictaminan la forma de jugar de un equipo? Pues yo les digo que si no hay un estilo de juego y empatía entre los jugadores para jugar bien el balón, no hay táctica que salve del fracaso. No hay milagros. Y la mayoría de los equipos dependen de ella bajo un pretexto equívoco del entrenador. El fútbol es de quienes lo juegan. “Se puede ganar jugando mal, se puede perder jugando bien y sobre todo jugando mal, pero nunca se puede perder por jugar bien” proclamó Juanma Lillo sabiamente…

JESUS MARTOS TORRALVO @jesuSmt92
Granada
Entrenador de fútbol base y Técnico Superior en actividades físico-deportivas

Fútbol sala: Jugada táctica de falta con dos hombres en barrera.

Objetivos: Jugadas a balón parado.

Desarrollo:

Equipo Atacante rojo:

  • Jugador 3Rojo va a recibir arrastrando al jugador 3Verde para generar espacio al jugador 4Rojo. Jugador 4Rojo aprovecha el espacio para recibir libre de marca el saque del jugador 2rojo, a su vez la pisa para que jugador 5Rojo golpee directo a puerta.
  • Jugador 5Rojo antes de ir al golpeo efectúa bloqueo en jugador 4Verde para así hacerle creer que golpea el jugador 3Rojo.

Colaboración de MLG Electrosolar Al-Muklin CD
www.facebook.com/AlMuklinFutbolSala
@AlMuklinFS

El mensaje del vestuario

Cuando comunicamos cada persona da a conocer una forma de ser, de pensar, de estar. Transmitimos una serie de valores, creencias y pensamientos que marcan nuestro código.

Hay entrenadores que comunican muy poco durante la semana y por ello el día del partido quieren hablar por todos los días que no lo han hecho,pretendiendo que sus jugadores asimilen todos los conceptos tácticos y estratégicos de golpe. Muchas veces esto sucede por la necesidad de vencer la angustia del propio entrenador, cuando empiezan a ejercer, les crea inseguridad el no saber que decir en los momentos del partido.

Enlace original foto: www.mundodeportivo.com

Por todo ello, uno de los temas que suele atraer a los entrenadores y en el que menos tiempo de planificación se invierte,  es en pensar y diseñar el mensaje que van a transmitir en el vestuario. Muchas veces nos centramos en el ¿Qué digo? Y nos olvidamos del ¿Cuándo?, ¿Cómo? Y ¿A Quién?

El objetivo es llegar al jugador, activar esa tecla a la que no todos entrenadores acceden,es entonces cuando nos ponemos manos a la obra cuando realmente detona el propio carácter del entrenador, saliendo a la luz sus rasgos de personalidad, su saber estar, el conocimiento de la situación y de sus jugadores, su capacidad de comunicar y transmitir, su expresión corporal, su persuasión, la capacidad de mostrar plena confianza o por lo contrario, de ser el rey de los miedos e inseguridades.

Lo ideal sería que se realizase entre una y dos horas antes de salir al campo, cuando los jugadores todavía se encuentran receptivos y no envueltos por la tensión propia del momento.

Debido a la proximidad del comienzo del partido, el jugador no está predispuesto para tener una conversación larga y compleja, siendo lo más apropiado una conversación sencilla y clara, con una duración breve y no repetitiva, lo ideal para mantener la atención a un nivel óptimo sería entre 10 y 20 minutos máximo.

Dependiendo del partido, una duración mayor puede sobrecargar de información a los jugadores, dispersar demasiado sus ideas y provocar la activación del “piloto automático” con el que se produce una desconexión total,en cambio una duración menor es fácil que no logre la mentalización adecuada.

Su finalidad es motivar a los jugadores reduciendo su tensión y activándolos para el inicio del partido, cuyo principio fundamental es transmitir positivismo, cargado de seguridad, fuerza, confianza y por supuesto, evitar cualquier mínima duda antes de saltar al campo, aunque en ocasiones se tenga.

Se llevará a cabo de forma individual y colectiva, sería conveniente no ensalzar el juego del rival ni hablar de nuestros puntos débiles. Si actuamos de esta manera aportando excesiva información de las virtudes del equipo contrario, los propios jugadores acabaran sobrevalorando excesivamente al rival y saliendo asustados al campo.Con esos argumentos generaremos dudas en nuestro equipo, alejándonos del objetivo previsto que no es otro que crear un clima de confianza y seguridad para saltar al campo.

Las claves las tenemos en aprovechar este momento para reforzar las virtudes de nuestro equipo y en utilizar recordatorios de lo trabajado en la semana de entrenamiento con refuerzos positivos.

Como cada jugador es diferente, el entrenador tendrá que ser lo suficientemente hábil para ver que necesita cada futbolista en este momento tan puntual,por lo que a la hora de hablarle habrá que tener en cuenta las palabras que se emplean,  destacando las fortalezas del jugador y evitando las palabras negativas.

Por último puntualizar varios factores a tener en cuenta a la hora de diseñar el mensaje:

1º-La categoría a la que estamos entrenando.

2º- Las características psicológicas del grupo que dirigimos tanto de forma individual como a nivel de equipo.

3º- La fase de la temporada en la que nos encontramos.

4º- El contexto en el que se encuadra cada partido:

  • Importancia del partido al que nos enfrentamos.
  • La racha de resultados que llevamos en los últimos partidos.
  • Nuestra posición en la tabla.
  • El clima del vestuario.
  • Nivel de entrenamientos durante la semana.
  • El conocimiento que tenemos del rival.
  • La repercusión de los medios de comunicación.
Zaragoza
Psicóloga Deportiva

Posesión de balón con finalización banda

Objetivos: Posesión de balón y finalizaciones.

Desarrollo: Dos equipos con igual número de jugadores juegan a mantener la posesión de balón con el objetivo de llegar a diez pases apoyándose en los comodines exteriores y el portero que en ese momento actuara de comodín.

Cuando un equipo consiga dar 10 pases consecutivos deberá pasar el balón a un comodín de banda, el comodín deberá conducir el balón a línea de fondo y centrar para que el equipo poseedor del balón busque gol a portería y equipo defensor evite gol en portería defendida por el portero.

¿Quién es el mejor futbolista de todos los tiempos?

Imagínate que estás a bordo de un Emirates volando para ver el Mundial de Brasil y te encuentras a dos de los más grandes futbolistas de la historia. ¿A quién le pedirías un autógrafo o con quién te harías una foto?

La línea aérea Emirates abre este debate con dos jugadores como Cristiano Ronaldo y Pelé, ambos embajadores Global de la marca. Con dos estilos diferentes en cuanto a su juego, pasado y presente se enfrentan en una lucha por determinar quién es el mejor jugador de la historia.

 

 

Seguro que te has preguntado alguna vez que pasaría si en la década de los 60 irrumpiera un jugador que representa el fútbol total como es Cristiano Ronaldo con unas condiciones físicas superiores a las de antes o si en este momento hubiese un líder fuera y dentro del campo como es Pelé, con unas condiciones técnicas de leyenda y una capacidad goleadora inalcanzable.

Muchos factores como nuestra edad, nuestro país de procedencia, nuestros gustos futbolísticos, etc van a determinar quién consideramos el mejor futbolista de todos los tiempos.

Sin duda la lista es larga a la hora de determinar el mejor jugador de la historia, en la que deben de estar nombres como Pelé, Di Stéfano, Cruyff, Maradona, Zidane, Beckenbauer, Platiní, Messi, Eusebio, Ronaldo, Yashin, George Best, Cristiano Ronaldo, etc.

La campaña #AllTimeGreats  te invita a ver el vídeo y conocer tu opinión, lanzándote esta pregunta: ¿Quién crees que es el mejor jugador de todos los tiempos? ¿Por qué?

POST PATROCINADO